11 sept. 2008

RECUERDO A LAS VICTIMAS DEL 11/09

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 (comúnmente denominados como la 9/11 en el mundo anglosajón y el 11-S en España y Latinoamérica), fueron una serie de atentados suicidas que implicaron el secuestro de cuatro aviones de pasajeros por parte de 19 miembros de la red yihadista Al-Qaeda.Víctimas

Las muertes se contaron por miles, pereciendo exactamente 2.973 personas, incluyendo 246 muertos en los cuatro aparatos estrellados (ninguno de los pasajeros de los aviones secuestrados sobrevivió), 2.602 en Nueva York muertos tanto dentro de las torres gemelas como a sus pies, y 125 muertos dentro del edificio del Péntagono. Entre las víctimas se contaban 343 bomberos, 23 policías del departamento de policía de Nueva York y 37 policías de la autoridad portuaria de Nueva York y Nueva Jersey. A fecha de hoy, aún permanecen 24 personas más entre la lista de desaparecidos.[10]
Según las cifras presentadas por el Departamento de Salud en enero de 2002, 166 latinos y 81 latinas estuvieron entre los muertos del atentado terrorista de Al-Qaeda contra las Torres Gemelas, representando un 9% del total. De estos, 25 eran nacionales de la República Dominicana, 18 de Colombia, 13 de Ecuador, 6 de Cuba, 4 de Argentina[11] y 1 de Chile. En otros sitios, se habla de 15 muertos de México, así como otros de El Salvador, Honduras, Jamaica, Perú, Venezuela, Paraguay y Guyana.

LA HERENCIA CON HIJUELAS

No son otra cosa que documentos privados en donde se contiene la adjudicación de bienes de una herencia y cada heredero tiene su hijuela. Como cualquier documento privado no es inscribible en el Registro de la Propiedad a menos que se eleve a público y muchas veces, ni aún así se puede inscribir de forma directa, dado que muchos de los bienes que se relacionan en la hijuela están inmatriculados ( no inscritos ). La inscripción de estos bienes, dependerá de si son urbanos o rústicos y puede obtenerse por distintas vías, expedientes de dominio, o bien por un cúmulo de documentos como puede ser un título previo de adquisición del bien, o aceptación de la herencia donde figuren los datos de las fincas y se forma un expediente de inmatriculación para acceder al Registro. En todo caso son perfectamente válidos en derecho los títulos de dominio privados, ya sean los contratos de compraventa o las hijuelas. Los documentos privados no son oponibles frente a terceros y es por ello por lo que vender una propiedad heredada mediante una hijuela tiene grandes dificultaldes, pues todo el que compra quiere su escritura pública e inscribirla en el Registro.